Internet será propiedad de las grandes fortunas


Hoy día, internet es un lugar donde trabajas gratis sin saberlo (sobre todo, en las redes sociales) y en el que algunos buscadores ya no muestran resultados para ofrecer al usuario la mejor información sino la que les resulta más conveniente.

Pues bien, ahora se están dando pasos para que solo las grandes fortunas puedan mostrar sus contenidos: basta con hacer una acusación anónima de contenido ilegal para que cualquier sitio de internet sea retirado de la red. No existe presunción de inocencia sino de culpabilidad, y la solución para ser restituido e indemnizado en caso de ser falsa es contratar servicios legales para litigar en un proceso judicial en la ciudad del demandante.

Estas medidas legales las divulgaba, por ejemplo, CEDRO.

De este modo, la lucha contra la piratería en internet se está usando ya para deshacerse de la competencia de manera desleal: acusar es gratis, anónimo y rápido; defenderse, caro, personal y lento. Es, por tanto, una forma muy eficaz para conseguir que internet sea propiedad exclusiva de las grandes fortunas bajo un pretexto loable. ¿Recordáis lo que pasó cuando, en la serie Silicon Valley, Richard Hendriks tomó una decisión ante la propuesta de compra de Gavin Belson? Pues esto es algo parecido, pero en mayor medida y en la realidad...

Y hablando del pretexto, ¿sabíais que la UE encargó un estudio acerca de la piratería en 2014 que costó 360.000 euros y que, luego, en vista de los resultados, ocultó y no divulgó? ¿Por qué? Porque las conclusiones fueron que la incidencia de esta en la economía no era tan significativa, tal como señala la política del Parlamento Europeo Julia Reda.

La única excepción fue una leve repercusión en los estrenos de películas. Pero, incluso en ese caso, si lo que se busca realmente es acabar con la piratería, la mejor manera no es hacer cazas de brujas al más puro estilo del Salem de 1692, sino menoscabando la fuente de financiación de los sitios ilegales. Si las cadenas y estudios ofrecieran sus contenidos sin coste rentabilizándolos con publicidad (de la misma manera que hace la televisión) estarían ganando ese dinero que se están llevando otros por obcecarse en vender DVD's y formatos parecidos, cada vez más obsoletos.

El mayor problema no es internet, ni la piratería, ni las brujas, sino una adaptación inadecuada al medio por parte de las compañías cinematográficas, eso si realmente toda esta legislación se está haciendo por este motivo y no por otros más oscuros...
Siguiente Siguiente
Anterior Anterior
Siguiente Siguiente
Anterior Anterior
 

Gestionado por FeedBurner. Introduce tu email y ¡suscríbete!